La importancia de aprender a pedir ayuda

Aprender a pedir ayuda ha sido lo que más me ha capacitado a la hora de poder ayudar al otro, a acompañar y confiar.
Aprender a pedir ayuda

Me gustaría hablar sobre la ayuda: ofrecer ayuda y la importancia de aprender a pedir ayuda a los demás cuando lo necesitamos.

En mi caso, siempre me sentí, por alguna razón en deuda con los otros, con la vida, desde muy joven y siempre sentí que para que el mundo fuera más justo tenía que dar, tenía que saber ayudar y, más tarde, convertí ese saber ayudar o esa capacidad para saber ayudar a otros en mi trabajo convirtiéndome en psicóloga.

Pero, ha sido a través de mi aprendizaje en el cómo saber pedir en el que me siento más capacitada para ayudar. Y esto puede parecer contradictorio, pero no lo es tanto, porque hasta que no he aprendido a pedir no he sentido realmente confianza en el otro. Ha sido en las relaciones que me han hecho sentir segura conmigo misma, las relaciones afectivas en las que me he podido sentir segura, en las que he podido desarrollar mi capacidad de pedir y, en mi caso, también fue a través de la terapia.

Confiar para pedir ayuda

El hecho de que yo sea terapeuta o psicóloga no implica que tenga todas las respuestas, al revés, creo que si hemos llegado a este lugar de ser terapeutas o ser psicólogos es porque hemos tenido que superar muchos obstáculos también y, a través de mi proceso terapéutico a través de las personas de las que me he rodeado me han transmitido confianza y apoyo casi incondicional a pesar de mis defectos, de mis debilidades, lo que yo he considerado siempre defectos o debilidades, ha sido a través de estas relaciones que he podido empezar a confiar para pedir.

Y cuando he empezado a pedir a los otros, he empezado a permitirme a mí misma ser imperfecta, el equivocarme, el no tener seguridad y creo que a través de este aprendizaje propio he podido acompañar a otros en este mismo proceso de incertidumbre en la vida, de inseguridad, acompañar en el no saber pero confiar.

Y cuando no sabemos es muy importante poder pedir al otro y poder permitirnos el no ser el más fuerte, el más valiente sino permitirnos ser vulnerables y depender del otro.

Para mí este proceso es fundamental en mi día a día, el poder transmitir a las personas que deciden iniciar un proceso conmigo y es esencial que yo me lo recuerde cada día, porque creo que es un camino que estoy transitando y que todavía no siento que esté totalmente adquirido el permitirme pedir, el permitirme no ser siempre perfecta o tener las respuestas. Así que creo que ahí estamos todos, en el proceso de aprender a pedir, aprender a permitirse pedir.

Espero que esta reflexión os sea útil y os ayude a lanzaros a pedir ayuda.

Negarte a pedir ayuda cuando la necesitas es negarle a alguien la oportunidad de ser útil.

RIC OCASEK

Natalia Hostalot Marco

Psicóloga, actriz, bailarina, LUZ

Psicóloga clínica, humanista y sistémica, actriz y practicante de yoga. A nivel personal, me enriquezco de la conexión emocional que me ofrece el teatro, el baile y la música,  la expresión artística pictórica y la escritura, del cuidado de las plantas, los animales, el entorno y las personas que me rodean. Estas son las formas que encuentro yo para conectarme, sentir mi lugar en el mundo y darle sentido.

Escúchanos

Reproducir vídeo

Claves

  • Necesitamos aprender a pedir para poder dar y ayudar a los demás
  • Para pedir hay que poder confiar
  • Pedir nos ayuda a acogernos con nuestros defectos, vulnerabilidades y carencias
  • Permitirnos ser imperfectos, necesitar y depender del otro
  • Casi todos estamos en este proceso de permitirnos pedir